Espacio Permeable

 Espacio Permeable 1  Espacio Permeable 2

Espacio Permeable fue un colectivo que surgió en la ciudad de Lugo en los últimos años de la década de los 80 dirigido por Inmaculada Cárdenas e integrado por cinco artistas plásticos –José Blázquez, Victoria Mejía , Suso Otero, Suso Pardo y Carmen Soilán– vinculados a la Escuela de Artes y Oficios Ramón Falcón, de Lugo.

La existencia de Espacio Permeable sólo se puede justificar desde su desvinculación total de la realidad musical gallega. Se trata de una iniciativa que parte esencialmente del entorno del arte plástico y que responde tanto al espíritu asociacionista, heredado de los primeros años de los ochenta, como a las nuevas prácticas artísticas que tienden a la interdisciplinariedad.

La sensibilidad inquieta de este grupo de artistas se verá correspondida por la voluntad de Inmaculada Cárdenas que dará forma al proyecto basándose tanto en sus conocimientos en el campo de la pedagogía de la creación musical como en sus experiencias en el ámbito del diseño y construcción de instrumentos musicales. En este sentido la filosofía pedagógica de Inmaculada empuja a estos artistas plásticos en una dirección diametralmente opuesta a los academicismos que imperaban en el mundo de la música en Galicia –su espacio vital se sitúa en torno a la Escuela de Magisterio (Universidad de Santiago de Compostela) y a la Escuela de Artes y Oficios Ramón Falcón, ambas situadas en Lugo­–. Este aislamiento estético se sostiene en parte gracias al apoyo de LLorenç Barber y al contacto con otras propuestas similares de ámbito internacional.

Para Espacio Permeable la experimentación pasa por una expresividad sonora libre que sintoniza con la voluntad artística democratizadora y comunitaria que se venía manifestando en ciertos sectores creativos desde los años sesenta. La exaltación del amateurismo se convierte así en una consigna que cobra fuerza en artistas como Cornelius Cardew (Scratch Orchestra) o Godfried-Willem Raes (Grupo Logos), entre otros. Este tipo de proyectos intentan rebasar los límites impuestos por los cánones del virtuosismo y la sistematización de los roles musicales reivindicando la desmitificación del intérprete y concediendo al amateur un nuevo lugar dentro de la experiencia sonora, un papel activo que exceda la simple posición de receptor.

Con una premeditada filosofía pedagógica, Espacio Permeable evoluciona desde un planteamiento sonoro meramente lúdico hacia la integración de las dimensiones escultóricas y pictóricas, que además de reforzar la implicación de los artistas plásticos en el proyecto configura su espacio de acción. Parten del juego sonoro para llegar finalmente a la construcción de un entorno musical complejo. Se vincula así con tendencias propias de la música contemporánea como son la creación de nuevos instrumentos, la improvisación o las nuevas grafías.

Es por tanto la necesidad de ampliar las dimensiones de su experiencia la que los impulsa hacia una integración de las distintas artes situando el “objeto sonoro”, convertido en materia de plasticidad, como eje central.

La relación entre música, pintura y escultura se produce a distintos niveles, aproximándose al “desflecamiento” adorniano. La música adquiere valores pictóricos y espaciales, las esculturas se cubren de pintura y emiten sonidos y los cuadros son considerados como la traslación del sonido a la bidimensionalidad proyectando el gesto y el discurrir temporal. Así se podría establecer una relación basada no sólo en binomios determinados por el eje sonoro sino también en otros que surgen de un nivel inferior (pintura/escultura, juego/pintura...) pero que rebasan los límites de esta investigación.

En el trabajo de Espacio Permeable encontramos con igual fuerza una atracción hacia lo inesperado y, en consecuencia, hacia la improvisación que se estructura siempre dentro de un sistema de reglas seleccionadas por ellos mismos y adaptadas coherentemente. En esta personalización de la experiencia creativa construyen sus propias ficciones sonoras dando lugar a un universo inventado que se manifiesta tanto en las esculturas –sobre las que cada artista vierte sus inquietudes– como en el diálogo que estas mantienen determinando el resultado final.

Texto: Juan Gil

Comentar


bouton radio modere priori

forum info modere